Click to Download this video!

El mensaje equivocado (I)


Escribo esto desde un total estado de ansiedad, las manos inquietas, los ratones alborotados y la cabeza pensando la excusa para escaparme mañana de mi rutina. El encuentro parece prometedor, incluso más que el primero. Ahora, acostada en mi habitación y habiendo ya coordinado hora y lugar, siento la necesidad de prender la computadora y escribir. Escribir aquello que pasó y aquello que planeamos que pase.

Nos conocimos de casualidad, casi sin querer, como suele ocurrir en las historias interesantes. Él me envió un mensaje pensando que era otra persona. Le contesto, como siempre que me llegan estos mensajes, con un lacónico “equivocado” dando por finalizada la breve conversación de dos líneas. La equivocada era yo. Por alguna razón que aún desconozco, siguió mensajeandome. Y por alguna razón que también desconozco, yo le contesté. Rápidamente sentimos que había buena onda y decidimos encontrarnos, a ver qué pasaba. Estando yo en una etapa de mi vida en la que no busco ningún tipo de compromiso me pareció oportuno apenas saber de él. Lo justo y necesario como para no ser dos completos desconocidos, pero lo suficientemente poco como para no crear ningún tipo de vínculo. ¡Si ni siquiera le había preguntado si estaba en alguna relación!

Llegó el día. Sentí algo nuevo esta vez: la ausencia total de nervios que suelo sentir al conocer a alguien. Me buscó a la salida del laburo, en la esquina acordada y dimos un par de vueltas con el auto, hasta decidir a cuál telo iríamos. A diferencia de lo que se pueda creer, soy muy tímida cuando conozco a alguien. Puede que no hable mucho al principio, puede que haya silencios incómodos, miradas esquivas. Nada de eso sucedió con él. No puedo describir lo cómoda, fluida y variada que fue la charla. Decidimos a dónde iríamos, y encaró en esa dirección.

Al llegar me tomé una ducha para sacarme el día de encima, él me esperaba ya desnudo en la cama. Al verlo así no pude resistirme. Hipnotizada por su erección me dirigí a ella a gatas desde los pies de la cama hasta llegar a él, que esperaba deseoso que mi lengua cumpliese todos las promesas que hizo. Me había anticipado que no era de los que acaban recibiendo sexo oral y, aunque un poco no le creí, estaba decidida a aprovechar de esa cualidad y chupársela, literalmente, hasta cansarme. ¡Qué rica era esa pija! Me dediqué por largo rato a recorrérsela por completo con mi lengua, a jugar con mis labios en su glande, a apretarlo gentilmente, a saborearlo, a masturbarlo mientras lo miraba extasiado, a volver a comérmela. En principio el recostado sobre el respaldo de la cama, yo entre sus piernas. Luego, y con el propósito de llegar a mi primer orgasmo de la noche, me acomodé al borde de la cama, dejando caer mi cabeza a un lado de la misma, él parado cogiéndome la boca mientras apretaba mis endurecidos pechos, y yo me penetraba con dos dedos. Gemí, grité -lo que su miembro incrustado en mi boca me permitió-, me retorcí, me relajé y sonreí satisfecha al tiempo que él la sacaba de mi boca. El primero de cuatro orgasmos que me adjudiqué esa noche.

El segundo fue luego de diversas posiciones ocupando el largo y ancho de la gigante cama, culminando conmigo mirando al espejo de la habitación, viéndolo a él penetrándome el orto con franca lujuria y yo tocándome el clítoris, explotando como si no hubiera acabado hace apenas algunos minutos. Él no acabó sino hasta después del tercer orgasmo mío, estando yo contra la pared, con ambas manos apoyadas hacia adelante y él haciéndome nuevamente el culo, por momentos agarrándome del cabello estirándome hacia atrás, por momento agarrándome del cuello apretándome firmemente. Me bombeó tanto que me hizo acabar sin la necesidad siquiera de tocarme el clítoris o penetrarme otros agujeros.

Caímos rendidos, satisfechos. Me sorprendí de la cómoda y variada que fue también la charla entre polvos. Hablamos de música, de baile, de la familia, de los amigos. Me descubrí en más de una oportunidad viéndolo embelesada por la manera en la que me contaba desde las cosas más banales hasta aquellos pensamientos un poco más profundos a los que llegamos quién sabe cómo. Hace ya algún tiempo que mis parejas sexuales no me parecían, además de apetecibles, interesantes para conversar. Cualquiera podría decir en este punto, y con justa razón, que estaba gestándose ahí algo más. Se equivocan, o eso quiero creer. Traté de no pensar demasiado y disfrutar, dejarme llevar por lo que sucedía.

Luego de un tiempo para recuperarnos, volvimos a la acción. Casi la misma secuencia: recibió de mis más esmeradas chupadas de pija, recibí su lengua y labios en mis tetas, y acabé cabalgándolo frenéticamente. Cuando él estuvo cerca, se paró en la cama, yo arrodillada frente a él, esperé la blanca bendición que regó por mis aún endurecidos pechos. Cuarto orgasmo mío, y segundo de él.

Creo que no fui consciente de lo bien que la pasé hasta que se lo comenté a un querido amigo, con quien comparto proactivamente mis aventuras en la constante búsqueda de la satisfacción de los deseos carnales. Mi viejo y sabio amigo, atento a los pormenores del exclusivo relato que estaba recibiendo, me dijo:

- Entones, un buen antes, un buen durante… ¿cómo fue el después?

- ¡Genial! -fue mi honesta respuesta-. Incluso en el momento en que nos disponíamos a desocupar la habitación fue agradable su compañía y su charla, ni hablar del camino hasta dejarme en la puerta de mi departamento.

Yo la había pasado más que bien. Ahora tocaba esperar las conversaciones posteriores, donde podría confirmar lo que me había dicho en la cama en el entretiempo. Porque, seamos honestos, en persona muchas veces decimos que la pasamos bien. La verdad, siempre lo creí así, está en la charla posterior. En la charla donde se repasan los mejores momentos, aquello que gustó, aquello que faltó hacer. Y donde, más importante que todo, se habla de aquello que se quiere repetir, o aquello que se quiere probar la próxima vez.

La próxima hacemos tal cosa, la próxima hacemos tal otra. La próxima. Entonces, hay próxima vez. Y es ahí donde empieza la segunda parte de este relato. Con un saludo por su cumpleaños y la provocación que me caracteriza.

- ¡Feliz Cumple! ¿Puedo soplar la vela por vos?

9 comentarios - El mensaje equivocado (I)

AfterShave +1
Excelente relato
Dejo 10 puntos
SweetDragonfly_ +1
Gracias por el comentario y los pts 😘
Fedepatan +2
Empezar un lunes con uno de tus relatos es señal de que va a ser una buena semana.

Me gusta eso del misterio que tiene conocerse solo lo necesario. Ni mas ni menos. Sabemos que la adrenalina de tener una pareja anónima es por demás estimulante y cuando se descubre que es alguien interesante para la charla personal es único.
SweetDragonfly_
¡Que halagador! Gracias.

El misterio, en su justa medida, me resulta erotizante. Pero cierto tambien es que resulta mas que interesante encontrar alguien con quien ocupar esos minutos con una charla agradable.
Danaventura2 +1
SweetDragonfly_ es todo lo que a mi me gustaria vivir una vez, sexie,erotico,sexual,y hasta la proxima. Placer sin dar mas explicaciones ni ayaduras. Van punymtos,felicitaciones y tenes un seguidor mas
SweetDragonfly_
Ojalá puedas vivirlo Danaventura2, tiene sus cosas interesantes. Gracias por los pts y el comentario.
hijodelnegro +1
Genial!!!!! Me senti muy identificado con algunas cosas que contaste
SweetDragonfly_
Contame, si queres, con qué partes?
paspadohastalos +1
ahi hay amor...
SweetDragonfly_ +1
Seré vulgar por un momento y contestaré: hay amor a la pija! Jajajaj
paspadohastalos +1
de ese amor fervoroso por la verga estaba hablando yo
Omar896 +1
Me guto lo de la cabalgada y el anal
Muy buen relato
Habra 2da parte?
SweetDragonfly_
Hay segunda parte escribiendose, ¡por supuesto!
Pervberto +1
Los misterios existen para ser develados. Las certezas, para transormarse en misterios.
SweetDragonfly_ +1
Siempre dando en la tecla con tus comentarios, querido amigo
mdqpablo +1
hermoso relato .nos encanto. sin dudas una sinopsis de nuestra vida .mdqpablo ysra . asi comenzamos y 7 años despues continuamos . .un cariño grande
SweetDragonfly_ +1
Me alegra tocar alguna que otra fibra de la historia de uds. Besos a ambos 😘
masitasexxx +1
Hermoso...como siempre amiga. Me encanta leer tus relatos e imaginarme tu eventual acompañante
SweetDragonfly_
Que vivan los encuentros con pasión y calentura 🍻

Lastima tan lejos vos y yo...
masitasexxx +1
SweetDragonfly_ si.... lastima..... la pasariamos tan bien!
SweetDragonfly_
Sin dudas.. 😏
horrotika +1
Sos tan caliente!!!!!!! pones en erupcion los volcanes de la mente con mucha destreza, jajaja. Nos encantó el relato, nos encantas!!! besos
SweetDragonfly_ +1
Gracias por el comentario bella! Me alegra que les guste.. Besos a ambos, donde más los caliente 😏🔥


Online porn video at mobile phone